domingo, 20 de julio de 2008

LOS AMIGOS DE JESUS


LOS AMIGOS DE JESUS

(Transcripción de una carta personal)

Por: (Semper Gaudens)

Correo electrónico: sempergaudens@gmail.com

Querido hermano te escribo con todo cariño para hablarte de los amigos de nuestro Señor, sobre todo de los que se nos adelantaron en el camino… Si meditamos un momento no todos podemos ostentar tal titulo, ya que, nuestro Salvador fue claro al decirnos que:

“Ustedes son mis amigos si hacen lo que yo les

mando” (Juan 15, 14)

Es un llamado permanente para todos los que aspiramos a ser sus verdaderos amigos. Ya desde la Antigua Alianza Dios llamaba su pueblo a luchar por vivir su vocación de ser un pueblo santo.

“Ustedes serán para mí un reino de sacerdotes y

una nación que me está consagrada". Estas son

las palabras que transmitirás a los israelitas”

(Éxodo 19,6)

No en vano el apóstol nos exhorta con gran vehemencia en la epístola a los Hebreos:

“Busquen la paz con todos y la santificación,

porque sin ella nadie verá al Señor.”

(Hebreos 12,14)

Nuestra oración no cesa de pedirle al Espíritu Santo

para que podamos todos lograrlo.

También me contaste en tu carta que algunos están

confundiendo a los hermanos, diciendo que no se les

debe llamar santos a esto muy queridos hermanos

nuestros. ¿Quién se atrevió a decir que Pedro , piedra en la que se fundó la Iglesia, Pablo que dedico su vida a proclamar la buena nueva entre los gentiles, o Esteban que murió apedreado por declarar su fe en Jesucristo, no vivieron entre nosotros como ejemplo y no son realmente santos?

Lo cierto es que ahora que están con el Señor tenemos certeza de que son santos, puesto que como nos enseña la Escritura nada impuro puede entrar en la Nueva Jerusalén.

“Nada impuro podrá entrar en ella, ni tampoco entrarán los que haya practicado la abominación y el engaño. Únicamente podrán entrar los que estén inscritos en el Libro de la Vida del Cordero.”

(Apocalipsis 21,27)

Cada uno de ellos no deja de pedir día y noche por nosotros que aún peregrinamos en la tierra. Como nos lo muestra el mismo libro del Apocalipsis cuando nos presenta una escena en el cielo donde vemos como se presenta ante Dios las oraciones de los santos.

La escritura nos muestra como los hermanos que mueren a causa de la Palabra de Dios y por dar testimonio de nuestro Señor, después de muertos no se quedan indiferentes ante Dios ni se desentienden de lo que esta ocurriendo en la tierra.

“Cuando el Cordero abrió el quinto sello, vi debajo del altar las almas de los que habían sido inmolados a causa de la Palabra de Dios y del testimonio que habían dado. Ellas clamaban a voz en cuello: "¿Hasta cuándo, Señor santo y verdadero, tardarás en hacer justicia y en vengar nuestra sangre sobre los habitantes de la tierra?".

Entonces se le dio a cada uno una vestidura blanca

y se les dijo que esperaran todavía un poco, hasta

que se completara el número de sus compañeros de

servicio y de sus hermanos, que iban a sufrir la

misma muerte.” (Apocalipsis 6, 9-11)

También escuche que otros les están diciendo a los hermanos que nuestros amados padres en la fe que ya murieron, no están en el cielo sino que están dormidos o aniquilados. Sin duda te puedo afirmar que mas dormidos están ellos y que con esas doctrinas falsas, si que van aniquilar la fe de los que los escuchen.

Te ruego que les aclares este punto a los que están confundidos, con los Santos Evangelios, dado que el Señor Jesús nos habló muy claro al respecto. Por lo que no entiendo como estas personas llegan a conclusiones tan descabelladas.

“Y con respecto a la resurrección de los muertos, ¿no han leído en el Libro de Moisés, en el pasaje de la zarza, lo que Dios le dijo: Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob? El no es un Dios de muertos, sino de vivientes. Ustedes están en un grave error".”

(Marcos 12, 26s)

Además, el Santo Evangelio nos narra que durante la transfiguración al Señor se le apareció Moisés y Elías y como todos sabemos estos grandes profetas tenían siglos de haber muerto.

“Seis días después, Jesús tomó a Pedro, Santiago y Juan, y los llevo a ellos solos a un monte elevado. Allí se transfiguró en presencia de ellos.

Sus vestiduras se volvieron resplandecientes, tan blancas como nadie en el mundo podría blanquearlas. Y se les aparecieron Elías y Moisés, conversando con Jesús.” (Marcos 9, 2-4)

Que más claro que esto, la Palabra nos enseña que los siervos de Dios después de muertos no quedan dormido y mucho menos aniquilados sino que van a su presencia.

Por otro lado si buscas lo que la Escritura dice acerca de la crucifixión del Señor te encontraras con algo interesante. Allí narran como el buen ladrón recibe la promesa del Señor de que ese mismo día en que moría iba ha estar con Él en el Paraíso. Fíjate bien dice hoy y no mañana ni al final de los tiempos.

“Y decía: "Jesús, acuérdate de mí cuando vengas a establecer tu Reino".El le respondió: "Yo te aseguro que hoy estarás conmigo en el Paraíso".

(Lucas 23, 42s

Entonces que pretenden ¿hacer mentiroso al Señor?

¿Y decir que no le dijo la verdad a un pobre moribundo que le imploró misericordia? Hermano, no te dejes confundir ni permitas que los hermanos mas débiles en la fe sean arrastrados por cualquier viento de doctrina que le sobrevengan. Busca la Santa e infalible doctrina de la Iglesia que es guía segura para todos, en el camino de la fe.

Finalmente te digo que francamente no entiendo a estos hermanos que insisten en perturbar al rebaño con semejantes argumentos que no tienen sustento bíblico. Por el amor de Dios pídeles a los hermanos que rechacen…

“esos mitos ridículos, esos cuentos de viejas,

y ejercítate en la piedad.” (1Tito 4, 7)

No hay comentarios: