sábado, 20 de octubre de 2012

EL AÑO DE LA FE

jueves, 18 de octubre de 2012

domingo, 22 de julio de 2012

Sucesion apostólica.

viernes, 20 de julio de 2012

San Pedro primer Papa

miércoles, 18 de julio de 2012

ESCANDALOS EN LA IGLESIA

lunes, 16 de julio de 2012

domingo, 15 de julio de 2012

Año Nuevo, Vida Nueva

La Navidad 3

La Sexualidad

sábado, 14 de julio de 2012

BAUTISMO DE NIÑOS

La Navidad 2

La Navidad 2

Juventud y Compromiso Cristiano

El Papa y sus obras

SEMANA SANTA

MARIA MADRE DE DIOS

jueves, 12 de julio de 2012

El Origen de La Biblia.

LA CASTIDAD

La Visita de los Magos

miércoles, 11 de julio de 2012

El Espíritu de Dios

Fenómenos Paranormales y Místicos

Jesús y los Jóvenes

Madre Teresa de Calcuta

martes, 10 de julio de 2012

El Amor de Dios

En Defensa de la Vida

lunes, 9 de julio de 2012

La Cuaresma

La Dolorosa

La Santidad en la Vida Cotidiana

Paginas de la Historia de la Iglesia

Santo Tomás Moro

Semana Santa

Sanaciones Milagrosas

Nueva Era

domingo, 8 de julio de 2012

El Aborto

Qué Pasa Después de la Muerte

La Eucaristia

La Vida después de la Muerte

La Virginidad Perpetua de María

La Virgen María en La Biblia

La Clonación

La Existencia de Dios

LA SUCESIÓN APOSTÓLICA

sábado, 7 de julio de 2012

La Asunción de la Virgen María

La Reencarnación

El Apocalípsis (Capítulo 17)

La Reconciliación

El Fin del Mundo

¿Adoran imágenes los católicos?

EL PURGATORIO

La Iglesia de Cristo

viernes, 6 de julio de 2012

Biblia, Tradición y Magisterio

Fe y Obras

jueves, 5 de julio de 2012

miércoles, 30 de mayo de 2012

viernes, 25 de mayo de 2012

jueves, 24 de mayo de 2012

LA MADRE TERESA DE CALCUTA

LA INMACULADA

JESÚS Y LOS JÓVENES

FENÓMENOS MÍSTICOS

EL PAPA Y SUS OBRAS

EL ESPIRITU

EL APOCALIPSIS

miércoles, 23 de mayo de 2012

martes, 22 de mayo de 2012

lunes, 21 de mayo de 2012

domingo, 20 de mayo de 2012

EL ABORTO


El Aborto por SEMPERGAUDENS

viernes, 18 de mayo de 2012

miércoles, 16 de mayo de 2012

martes, 15 de mayo de 2012

LAS IMAGENES

LA EXISTENCIA DE DIOS

LA CLONACION

JUVENTUD Y COMPROMISO CRISTIANO

HALLOWEEN

EL ORIGEN DE LA BIBLIA

EL FIN DEL MUNDO

EL AMOR ENTRE UN HOMBRE Y UNA MUJER


El Amor entre un Hombre y una Mujer por SEMPERGAUDENS

domingo, 13 de mayo de 2012

NAVIDAD 3


La Navidad 3 por SEMPERGAUDENS

sábado, 12 de mayo de 2012

NAVIDAD


La Navidad por SEMPERGAUDENS

viernes, 11 de mayo de 2012

jueves, 10 de mayo de 2012

miércoles, 9 de mayo de 2012

LA IGLESIA QUE CRISTO FUNDO

LA ASUNCIÓN DE LA VIRGEN MARÍA AL CIELO

LA CASTIDAD

LA INMACULADA CONCEPCION

LA RECONCILIACION

LA REENCARNACION

LA SEXUALIDAD

LA SUCESIÓN APOSTÓLICA

VISITA DE LOS MAGOS

NUEVA ERA 2

martes, 8 de mayo de 2012

SEMANA SANTA

VIOLENCIA FAMILIAR

lunes, 7 de mayo de 2012

domingo, 6 de mayo de 2012

sábado, 5 de mayo de 2012

jueves, 3 de mayo de 2012

Los vídeos de SEMPERGAUDENS en Dailymotion

LA SUCESIÓN APOSTÓLICA


La Sucesión Apostólica por SEMPERGAUDENS

miércoles, 2 de mayo de 2012

martes, 1 de mayo de 2012

LA SUCESIÓN APOSTÓLICA

lunes, 30 de abril de 2012

Infalibilidad del Papa

domingo, 29 de abril de 2012

LA IGLESIA


La Iglesia por Semper Gaudens

sábado, 28 de abril de 2012

LA IGLESIA

viernes, 27 de abril de 2012

EL PAPA

jueves, 26 de abril de 2012

lunes, 16 de abril de 2012

Dios rico en misericordia



Por: Roquel Iván Cárdenas (Semper Gaudens)                                                                                       

Correo electrónico: sempergaudens@gmail.com

Uno de los términos en hebreo con que el AT indica la misericordia es rehamîm, que designa propiamente las "vísceras" (en singular, el seno materno); pero que en sentido metafórico se expresa para señalar aquel sentimiento íntimo, profundo y amoroso que liga a dos personas por lazos de sangre o de corazón, como a la madre o al padre con su propio hijo. El profeta Jeremías nos lo manifiesta de manera hermosa: “¿Es un hijo tan caro para mí Efraín, o niño tan mimado, que tras haberme dado tanto que hablar, tenga que recordarlo todavía?  Pues, en efecto, se han conmovido mis entrañas por él; ternura hacia él no ha de faltarme - oráculo de Yahvé -.” (Jeremías 31, 20) En el texto anterior vemos como Yahvé nos presenta a su pueblo como a un hijo rebelde, que sin embargo, a pesar de sus rebeldías  el mismo Yahvé se muestra conmovido en sus entrañas. La figura del padre y la madre que son capaces de mostrar misericordia por su hijo o hija rebelde la Escritura lo presenta como una imagen adecuada  para mostrar la misericordia divina.

 En la Biblia se usa la analogía (comparación) para designar un misterio que supera nuestra capacidad intelectual. Compara el amor y la misericordia que surge de nuestras entrañas por nuestros hijos con el amor que nos tiene Dios. Pero como toda analogía (sobre todo para con Dios) a pesar de ser adecuada para designar el misterio, también es sano reconocer sus límites. La misma Biblia nos lo manifiesta con un hermoso texto que si meditamos a profundidad puede resultar conmovedor hasta las lágrimas.
“¿Acaso olvida una mujer a su niño de pecho, sin compadecerse del hijo de sus entrañas? Pues aunque ésas llegasen a olvidar, yo no te olvido.” (Isaías 49,15)

Por ello Dios Padre que nos amó primero, con un amor rico en misericordia, a pesar de nuestras rebeldías,  nos amo hasta el extremo de no perdonar a su propio Hijo para concedernos su gracia y perdón.  “Pero Dios, rico en misericordia, por el grande amor con que nos amó, estando muertos a causa de nuestros delitos, nos vivificó juntamente con Cristo” (Efesios 2, 4s)
Ese Dios rico en Misericordia es el que Jesucristo nos ha revelado como Padre, no solo a través de las palabras sino también con los hechos  a tal punto que podemos decir que lo vemos  a través de Él como en un «cristal».  A ese respecto es  prudente  recordar aquel momento en que Felipe dirigiéndose a Cristo le pide: “Señor, muéstranos al Padre y nos basta. Le dice Jesús: ‘¿Tanto tiempo hace que estoy con ustedes y no me conoces, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre. ¿Cómo dices tú: ‘Muéstranos al Padre’?” (Juan 14, 8s)

El misterio de Cristo es la máxima manifestación de la Misericordia divina. En su Rostro podemos con confianza buscar el rostro del “Padre misericordioso y Dios de toda consolación” (2Corintios 1,3). Porque Jesús nos hace visible al Dios invisible.

miércoles, 11 de abril de 2012

De la muerte a la vida


De la muerte a la vida

“les anunciamos la Buena Nueva de que la Promesa hecha a los padres, Dios la ha cumplido en nosotros, los hijos, al resucitar a Jesús…” (Hechos 13, 32s)

 La Resurrección de Jesús es un aconteciendo central de nuestra fe cristiana. Acontecimiento que reviste de tal importancia que semanalmente el  primer día de la semana nos reunimos para celebrar la vida y los misterios de la salvación. Por ello cada Eucaristía que vivimos es nuestra parroquias es una oportunidad para hacer presenten la poderosa Resurrección del Señor en medio de nosotros.  Porque con su muerte destruyo nuestra muerte y con su resurrección restauro nuestra vida. Esta practica viene de los tiempos apostólicos en el que la Iglesia para mostrar la centralidad de la resurrección del Señor celebramos el domingo día del Señor  la nueva creación que Jesús inaugura con su paso de la muerte a la vida.
Por ello es tan importante conocer  porque nos reunimos semana tras semana todos los domingos para dar culto al Señor. Veamos…
En primer lugar debemos aclarar algunos términos. El sábado en la Biblia representa el séptimo día de la semana. Es decir la semana estaba compuesta por siete días y el último día era el sábado. Posterior al sábado se empezaba  a contar otra semana. A este día que iniciaba la siguiente semana no se le tenia ningún nombre simplemente se le conocía en la Biblia como: “el primer día de la semana.” A este día (el primer día de la semana) posteriormente se le empezó a llamar el día del Señor que en español se designa como domingo que viene del latín  dominĭcus die. Entre los paganos al primer día de la semana se le denominado el día del sol. Esto es interesante destacarlo para conocer los distintos nombres como se conocía al día posterior al séptimo día o sábado. Es por ello que algunos escritos de los primeros siglos se afirmaban que los cristianos se reunían el día del sol. Incluso algunos cristianos para que  los paganos lo entendieran  decían lo mismo que el día de la reunión de los cristianos  era el día del sol.
Por ejemplo San Justino en su apologética explicando y defendiendo la fe Católica ante los ataques de los paganos hacia el siglo II escribe lo siguiente.

Nos reunimos todos el día del sol porque es el primer día (después del sábado judío, pero también el primer día), en que Dios, sacando la materia de las tinieblas, creó al mundo; ese mismo día, Jesucristo nuestro Salvador resucitó de entre los muertos (S. Justino, Apol. 1,67).

Al terminar Jesús su obra de redención al resucitar de entre los muertos los apóstoles y toda la Iglesia comprendieron la importancia de este acontecimiento. La pasión, muerte y resurrección de Jesús inaugura un Nuevo Testamento o Pacto entre Dios y los hombres. Que comienza en la fe en la resurrección de Jesucristo como nos dice la Escritura.  
14 Y si no resucitó Cristo, vacía es nuestra predicación, vacía también vuestra fe. (1Corintios 15, 14)
La resurrección del Señor es un acontecimiento tan importante que es lógico pensar que el día en que aconteció se convertiría en el día de conmemoración de la victoria de Cristo sobre el pecado y la  muerte. ¿Cuándo ocurrió?
 El primer día de la semana va María Magdalena de madrugada al sepulcro cuando todavía estaba oscuro, y ve la piedra quitada del sepulcro. (Juan 20, 1)

El primer día de la semana Jesús resucito. El quiso hacerlo ese día para mostrarnos que el sábado y la Antigua Alianza habían pasado y que estábamos en una Nueva Alianza.
Los apóstoles y la Iglesia primitiva  guiada por el Espíritu Santo pronto comprendieron estos signos y señaló el día para la reunión semanal  para la Fracción del Pan (la  Eucaristía o Misa) para el primer día de la semana o sea para el domingo.

7 El primer día de la semana, estando nosotros reunidos para la fracción del pan, Pablo, que debía marchar al día siguiente, conversaba con ellos y alargó la charla hasta la media noche.     (Hechos 20, 7)

Tenemos otro ejemplo cuando en la colecta que hizo San Pablo favor de la comunidad de Jerusalén da las instrucciones de que se recoja la ofrenda el domingo  o el primer día de la semana. Como es  lógico era el momento mas propicio porque era el día en que todos los hermanos se reunían.

1 En cuanto a la colecta en favor de los santos, haced también vosotros tal como mandé a las Iglesias de Galacia.  Cada primer día de la semana, cada uno de vosotros reserve en su casa lo que haya podido ahorrar, de modo que no se hagan las colectas cuando llegue yo. (1Corintios 16, 1-2)

Podemos concluir con el artículo 1167 del Catecismo de la Iglesia Católica que dice así:

El domingo es el día por excelencia de la Asamblea litúrgica, en que los fieles "deben reunirse para, escuchando la palabra de Dios y participando en la Eucaristía, recordar la pasión, la resurrección y la gloria del Señor Jesús y dar gracias a Dios, que los 'hizo renacer a la esperanza viva por la resurrección de Jesucristo de entre los muertos”

lunes, 9 de abril de 2012

domingo, 8 de abril de 2012

sábado, 7 de abril de 2012

La Pascua Hebrea


JAG SAMEAJ´ , FELICES PASCUAS

´Pésaj´, Pascua y la Redención: Gustavo Kraselnik

Gustavo Kraselnik

Esta noche comienza la celebración de la fiesta de Pésaj, la Pascua judía, que conmemora la liberación de los israelitas de la esclavitud de Egipto. De acuerdo con el relato bíblico, la intervención divina se hace presente para torcer la voluntad del faraón opresor y permitir el éxodo de los descendientes de Abraham que, a partir de la gesta libertadora, se constituyen como pueblo.

Si bien la fiesta se extiende por ocho días, en los cuales no se puede comer nada que tenga levadura, el ritual principal se desarrolla durante las primeras dos noches. Sentados alrededor de la mesa hogareña las familias judías celebran el Seder, una cena ceremonial que incluye la ingesta de determinados alimentos cargados de simbolismos asociados con la fiesta: la matzá, el pan ácimo que representa el apuro por la salida y que también es el pan de la pobreza; las hierbas amargas en recuerdo de la esclavitud, etc., y la narración de la historia del éxodo, de manera que, tal como se recita esa noche, cada uno se vea a sí mismo como si él hubiera salido de Egipto.

De acuerdo con la tradición judía, Pésaj no es solo la evocación de la liberación pasada, sino además el arquetipo de lo que será la redención futura. Quizás por eso la presencia del profeta Elías, aquel que vendrá a anunciar la llegada del Mesías, tiene un papel destacado durante el Séder. Invocamos su presencia y abrimos las puertas de nuestras casas ansiando su arribo.

Y ciertamente en esta faceta de la celebración, el deseo por ver materializada la aspiración mesiánica, podemos encontrar una conexión significativa con nuestros hermanos cristianos que también en esta fecha están celebrando la Pascua.

La cercanía en el calendario de ambas festividades no es casual, ya que existe un profundo vínculo histórico y teológico entre ellas (hasta el día de hoy sigue el debate sobre si la última cena de Jesús fue un Séder de Pésaj).

Sin embargo, creo que es en la noción redentora donde podemos hallar un sustrato común que, a partir de estas jornadas centrales para ambas tradiciones, se proyecta como una convocatoria a lo largo del año.

Siguiendo el mensaje de los profetas, comprendemos que el anhelo mesiánico cobra vida a partir de nuestro firme convencimiento y nuestras acciones por construir una sociedad basada en la justicia, la solidaridad, el respeto y la paz. Reconocer en cada persona una criatura divina y desarrollar lazos de hermandad entre todos los miembros de la especie humana constituye el inicio del camino que nos lleva a la Redención.

Con nuestras diferencias, profundas por cierto, judíos y cristianos compartimos en estas Pascuas el llamado a renovar nuestro esfuerzo por alcanzar un futuro diferente. Responder con integridad y compromiso es nuestra responsabilidad común.

Eso me recuerda una bella anécdota que escuché una vez. En los orígenes del diálogo judeo-cristiano, allá en la década del 60 del siglo pasado, le preguntaron a un rabino cómo era posible que pudiesen conversar si los judíos creían que el Mesías aún no había llegado y los cristianos pensaban que sí.

La respuesta fue contundente: “El día que llegue el Mesías le preguntaremos si es su primera visita o si ya estuvo antes, mientras tanto, trabajemos juntos para que venga”.
Posiblemente en aquellas palabras se resume el espíritu que nos hermana a judíos y cristianos en la celebración de las Pascuas.
Jag Sameaj – Felices Pascuas.

martes, 3 de abril de 2012

Cinco preguntas sobre la maternidad divina de María


Por: Roquel Iván Cárdenas (Semper Gaudens)                                                                                       Correo electrónico: sempergaudens@gmail.com
En ocasiones nos pueden surgir preguntas sobre la maternidad divina de la virgen María que vale la pena analizar.

1.    ¿Cómo puede ser la virgen María la madre de Dios si Dios existe antes que ella?
Eso es cierto,  Dios existe desde toda la eternidad. Pero la virgen María no es madre de Dios porque existiera antes que Dios sino porque Dios decide encarnarse,  es decir,  hacerse hombre y a partir de ese momento ella es madre de Dios. (cf  Juan 1,14 y Gálatas 4,4)


2.    ¿Cómo puede ser la virgen María la madre de Dios si Dios la creo?
Eso es cierto,  la virgen María fue creada por Dios. Pero la virgen María no es la madre de Dios porque fuera la creadora de Dios,  sino,  porque ella como creatura fue elegida entre toda las mujeres para ser la madre del creador. Por eso la Biblia la llama bendita entre las mujeres.  (cf  Juan 1, 1-3;  Lucas 1, 31 y Lucas 1, 42)

3.    ¿Cómo puede ser la virgen María la madre de Dios si ella es madres solo de la parte humana de Jesús?                          
La virgen María contribuyo en a la encarnación del Hijo de Dios. Pero las madres no son madres de una parte de sus hijos sino de la totalidad de ellos. El Verbo al encarnarse en el seno de la virgen María adquirió la naturaleza humana,  es decir, se hace hombre igual a nosotros menos en el pecado. Pero Jesús sigue siendo una sola persona pero con dos naturalezas, es decir, es Dios y hombre verdadero.  La virgen María (igual que todas las madres) es madre de todo el ser de su hijo, de su persona.  Entonces si Jesús es Dios verdadero, entonces ella es madre de Dios.
                              
4.    ¿Cómo puede ser la virgen María la madre de Dios si ella no le dio la divinidad a Jesús?
Es cierto la virgen María no le dio la divinidad a Jesús ya que Él es Dios verdadero desde toda la eternidad. Pero para que una mujer sea madre no tiene que aportar todos los componentes de su hijo. Por ejemplo, una mujer aporta el ovulo el padre el espermatozoide cuando se unen se da la concepción del nuevo ser y Dios aporte el alma inmortal. Como vemos la mujer aporta solo una parte de su hijo sin embargo al concebirlo y llevarlo unos meses en su seno y darlo a luz es verdaderamente la madre de todo el nuevo ser. Así la virgen María no aporto la divinidad a Jesús pero es la madre del cuerpo, sangre alma y divinidad de Jesús,  es decir,  de todo.

5.    ¿Cómo puede ser la virgen María la madre de Dios si eso no aparece en la Biblia?
La maternidad divina de la virgen María aparece en Lucas 1,43 donde la Biblia llama a la Virgen la madre del Señor y en Mateo 1, 23 donde  nos dice que Jesús es el Dios con nosotros, es decir, que la virgen María es la madre de Dios con nosotros. 

viernes, 30 de marzo de 2012

lunes, 26 de marzo de 2012

domingo, 25 de marzo de 2012

jueves, 15 de marzo de 2012

jueves, 8 de marzo de 2012

domingo, 4 de marzo de 2012

lunes, 20 de febrero de 2012

sábado, 18 de febrero de 2012

De Ateos a Católicos

martes, 7 de febrero de 2012